Aprendiendo como controlar la eyaculación

| |

Una situación que genera tanta angustia como ésta, requiere de técnicas que pacientemente puedes aplicar en casa y con el apoyo de tu pareja, de manera que ambos aprendan como controlar la eyaculación.

como controlar la eyaculación

Esta situación muchas veces deriva de las condiciones en las cuales te has iniciado en la adolescencia mientras buscabas placer explorando tu propio cuerpo. Se ha detectado que en muchos hombres esta realidad es consecuencia de la ansiedad que les generaba sentir una necesidad natural que debían satisfacer y la angustia de ser descubiertos en ello.

La velocidad con la cual lograbas llegar a tu punto más álgido te acostumbró a culminar rápido y tu cuerpo simplemente se acostumbró a ello, y como a ti, esto les ha dificultado a algunos poder tomar control sobre la situación. Pero puedes aprender a extender este tiempo a unos veinte minutos en promedio.

Contenido

Como controlar la eyaculación

Una manera de tomar el control consiste en aplicar las denominadas técnicas de Kegel, consistentes en una serie de ejercicios pélvicos a través de los cuales puedes lograr dominar de forma natural tu eyaculación.

  • Descubrir los músculos involucrados

Si desconoces cuáles son estos músculos, llamados también pubococcígeos o PC, hay una manera sencilla de identificarlos. Cuando estés es el baño, siéntate en el retrete y mientras orinas, detén la micción. Los músculos que te permiten hacer esto son los que te debes aprender a controlar.

No debes preocuparte si no lo logras al primer intento, pues puedes seguirlo intentando hasta que consigues dominarlo.

  • Ejercitar los músculos pélvicos

Una vez localizados estos músculos, lo que corresponde es iniciar su ejercitación. Esto se basa en procesos alternos de contracción y relajamiento, lo cual significa que una vez contraído debes aguantar un poco antes de proceder a relajarlos.

Se recomienda, de acuerdo con especialistas en el área, iniciar con 30 repeticiones hasta que te acostumbres a ello, para seguidamente extender el tiempo de contracción y desarrollar la práctica unas cinco veces al día. Paulatinamente notarás cómo mejora la efectividad de esta acción y conseguirás como controlar la eyaculación.

Algo más sobre los ejercicios recomendados

El nombre común con el cual se conoce el ejercicio explicado con anterioridad es Stop and Start, es decir, detener e iniciar, cuya ventaja final te posibilitará determinar en qué momento vas a eyacular para detenerte a tiempo de extender el disfrute de este momento, así como el de tu pareja.

Al detener este proceso y sus sensaciones, puedes retomarlo con normalidad y continuar. Ten presente que para lograr este control debes autocomplacerte, sólo así conseguirás practicar a solas mientras vas conociendo las señales de tu cuerpo para detenerte antes de llegar al orgasmo y proseguir.

¿Qué hacer cuando te detengas? Pues relajarte, respirar profundo y una vez calmado, comenzar de nuevo el proceso. Este ejercicio debe repetirse entre tres y cuatro veces cada vez que procedas a autocomplacerte. Si bien el procedimiento es sencillo, no lo es tanto su ejecución las primeras veces que se intenta.

Llénate de paciencia, que finalmente percibirás que el esfuerzo vale la pena. Y cuando estés con tu pareja, procura disfrutar los momentos previos, pues es usual que quienes tengan pocas relaciones o sufran de este problema, se dejen llevar por la ansiedad y no logren llegar hasta el final conjuntamente con ella, sintiéndose frustrados o que fallan como hombres.

Esta idea debes alejarla de tu mente, porque la situación tiene solución. Algunas técnicas de relajación o meditación pueden serte de mucha utilidad, aprende a transformar los pensamientos negativos en positivos.

Debes tomar las cosas con calma, mientras mayor agresividad tengas en la intimidad con tu pareja, mayor probabilidad habrá de que culmines antes de tiempo. Si en ese momento ella te pide más acción, recuerda que hay otras <zonas del cuerpo con las cuales puedes darle placer.

Sé creativo, ve con suavidad y sin apuro, y cambia de vez en cuando las posiciones, alterna lugares. De esta manera podrás controlarte y a la vez tendrás alternativas que romperán la rutina consiguiendo llegar al final junto con ella.

  • Reconoce tus impulsos y controla la tensión muscular

La autocomplacencia debe continuar diariamente hasta que logres controlar el problema y decidir cuándo llegar. Una vez dominado este proceso, podrás ponerlo en práctica con tu pareja y repetir el ejercicio, pero ahora con ella.

Respecto a la tensión muscular, es un factor que también debes aprender a dominar. Para ello debes evitar tomar posiciones incómodas durante la intimidad que produzcan alguna tirantez y disminuyen el tiempo que estés en la cama.

Dado que al culminar experimentas varias contracciones musculares, es recomendable que conozcas algunas técnicas de relajación con las cuales disminuir esa tensión. Practicar yoga, ejercicios de estiramientos o de respiración son buenas opciones para lograr controlar la eyaculación.

Previous

ADELGAZAR SANAMENTE PARA VIVIR MEJOR

Atención prenatal debe comenzar antes del embarazo

Next

Deja un comentario